Es muy posible para un perro tener gripe. De hecho, las probabilidades y los síntomas son muy parecidos a los de la enfermedad que afecta a los seres humanos, aunque es importante tener en cuenta que no se trata del mismo virus. Mientras que las personas se contagian de influenza, las mascotas son atacadas por patógenos específicos identificados como parainfluenza canina. La transmisión de humano a perro no ocurre. Sin embargo, en sentido contrario, eventualmente puede tener lugar, aunque las probabilidades son bastante escasas.

Teóricamente, la conocida como traqueobronquitis infecciosa canina es una enfermedad zoonótica. Es decir, se transmite de los animales a los homo sapiens. Pero para que esto ocurra, la víctima debe tener graves deficiencias a nivel inmunológico. Por lo que contagiarse de este mal es indicativo que poco funciona muy mal dentro del organismo de la persona afectada.

Perros de cualquier edad y raza son propensos a desarrollar este cuadro, aunque cachorros y ejemplares mayores forman la ‘población de riesgo’. La saliva execrada al toser, estornudar y aullar constituyen las principales vías de contagio. Así como mediante el contacto con objetos contaminados; juguetes, bebederos y comederos son los más frecuentes.

Síntomas generales

De nuevo, las semejanzas entre lo que ocurre con los dueños y sus mascotas saltan a la vista. Cuando un perro tiene gripe, estornudos y dificultades respiratorias serán dos de las primeras señales. Además aparece la pérdida del apetito, desgana y letargo. Si se presentan cuadros febriles (temperatura superior a 39°C), la visita al veterinario de confianza es impostergable.

Se trata de una enfermedad autolimitante, lo que quiere aseverar que, si no hay complicaciones, remitirá por sí sola. De cualquier modo, hay que estar muy pendientes de la progreso del caso. Porque si bien la tos de perreras no representa en un primer momento un peligro mayor, cuando no es perfectamente tratada puede derivar en neumonía.

¿Mi perro puede tener gripe? ¿Qué hacer?

A pesar que las campañas contra la automedicación son frecuentes, hay quienes siguen sin prestar atención a estas recomendaciones. Consejos que en múltiples ocasiones pueden marcar diferencias entre la vida y la muerte. Como lo que ocurre con muchos dueños de perros que, a pesar de todas las advertencias, administran medicamentos para humanos a sus mascotas.

Antes de suministrar a un animal enfermo cualquier fórmula médica, incluso las de uso veterinario, es necesario consultar con un experto. Lo que en el caso de la gripe en perros todavía sirve para descartar otros problemas, como el moquillo. Una enfermedad cuyos síntomas durante los periodos incipientes son bastante similares a los de la parainfluenza.

Siguenos en Facebook y Twitter como → UNIVERSO ANIMAL 🤩 ¡Entra y Descúbrelo!

👇 Si te gustó este artículo ¡Regálanos 5 Estrellas! 👇