La guía de Petsblog para hacer que la llegada de un bebé sea menos estresante para las mascotas.


Mascotas y niños, consejos para una convivencia pacífica entre bebés, perros y gatos

A menudo, con razón o sin ella, tratamos a nuestras mascotas como niños. Pero cuando viene una verdad bebé¿cómo debemos tratar con el niño de cuatro patas ¿hogar? Obediente para hacer las presentaciones, tomando las precauciones necesarias para evitar incidentes desagradables. Hay que decir que perros y gatos sufren el estrés de los cambios más de lo que imaginamos. Incluso mover un mueble para dejar sitio al asiento del niño puede molestarles, sobre todo al gato que es más quisquilloso y celoso de lo que cree que son sus cosas (toda la casa, por tanto).

Un poco como ayudamos a que los niños se acostumbren a la presencia de un hermanito, intentamos que la llegada de un bebé recién nacido sea más cómoda incluso para el perro y el gato de la casa. Demos un paso atrás al período del embarazo, para una premisa debida con respecto al riesgo de toxoplasmosis para las mujeres embarazadas.

La toxoplasmosis puede causar defectos de nacimiento graves. Sin embargo, se puede evitar fácilmente. El organismo patógeno se puede encontrar en las heces de gatos que ingieren carne cruda, aves, ratones o entran en contacto con tierra contaminada, pero especialmente en carnes crudas o poco cocinadas. Por lo tanto, debemos tener mucho cuidado de mantenernos alejados de estas fuentes de riesgo, por ejemplo, pedirle a otra persona que cuide la arena del gato durante el embarazo y evitar comer carne cruda.

Pasamos ahora a las reacciones de nuestra mascota ante la entrada de un nuevo miembro en la familia. Acostumbrado a ser el centro de atención, es comprensible esperar de los animales ciertos celos y el desencadenamiento de mecanismos de rivalidad similares a los que se dan entre hermanos. Si antes siempre estábamos apegados a nuestra mascota, ahora que el niño requiere mucha de nuestra energía y de nuestro tiempo, el perro y el gato podrían verse afectados. Por eso es bueno ir acostumbrándolo poco a poco a recibir menos atención, meses antes de que llegue el bebé, para que no asocie su entrada en la familia con menos mimos. El bebé pasará mucho tiempo con mamá. Si la madre era el miembro de la familia con la relación más cercana a la mascota, la mascota puede sentirse excluida. Para evitar esto, permita que otro miembro de la familia se vincule con la mascota, pasando más tiempo con él. De esta forma seguirá sintiéndose amado incluso cuando la mamá esté ocupada con el bebé.

LEER  ¿La cría de gatos es estacional?

bebe y recien nacido

Para proteger al niño, la higiene y la salud del animal deben controlarse aún más escrupulosamente. Asegurémonos de que las mascotas estén todas bien, hayan realizado todas las vacunas necesarias. Los animales castrados son menos agresivos, tienen menos trastornos de comportamiento y es menos probable que se enfermen debido a problemas del sistema reproductivo. Si aún no lo hemos hecho, es hora de considerar seriamente esta hipótesis. Si tenemos miedo de solo pensar que el perro o el gato interactúen con el recién nacido, abordemos primero el problema con un veterinario y un pediatra que nos ayudarán a deshacernos de miedos infundados, mostrándonos soluciones y expedientes para evitar cualquier riesgo. Si nuestra mascota sufre problemas de comportamiento, es agresivo o sufre ansiedad por separación, si aún no lo hemos hecho, es el momento de contactar con un veterinario conductista para solucionarlos.

Siempre cortamos las uñas de la mascota y la entrenamos para que no salte sobre nuestro regazo hasta que lo autoricemos. De esta forma, cuando el bebé esté en nuestros brazos, evitará que nos salte encima con esa euforia propia de los perros que, sin embargo, puede resultar un problema con un recién nacido en brazos.
También es útil asistir a cursos especiales para fortalecer el vínculo y el entendimiento con el perro y animar a los nietos e hijos de conocidos a que vengan a nuestra casa antes del nacimiento del niño, a observar cómo reacciona el perro pero sobre todo a sacar al animal. acostumbrados a su presencia.

Para evitar que el perro y el gato se asusten escuchando el llanto del bebé, podemos hacer que escuche la reproducción de un llanto antes de que nazca el bebé, asociándolo a un recuerdo positivo, por ejemplo dándole una golosina nada más el bebé. comienza la grabación.
Para evitar que los perros y gatos salten a la cuna del bebé es recomendable aplicar protecciones específicas como puertas desmontables, en tiendas de mascotas e infantiles puedes encontrar todo tipo de ellas. Las puertas de cristal son muy útiles porque permiten que el animal no se sienta excluido y vea lo que sucede, al tiempo que protegen al niño de incursiones demasiado intrusivas.

LEER  Los gatos son píldoras felices contra la depresión estacional

perro con niño 32

En los meses previos al nacimiento, utilizamos un muñeco para simular las operaciones rutinarias que haremos con el bebé y le repetimos al perro el nombre elegido para el recién llegado. También es útil dejar que el perro huela el aceite de bebé y los polvos de talco para que se familiarice con los nuevos olores que pronto olfateará por la casa. Asegurémonos de que alguien cuide al animal cuando estemos en el hospital o en la clínica de parto. Organicémonos con anticipación porque la ansiedad que se apodera de nosotros en esos momentos puede hacer que descuidemos a las mascotas. Antes de llevar al bebé a casa, dale al perro una manta con la que el bebé haya estado en contacto para que se acostumbre a su olor, que para perros y gatos equivale a las presentaciones oficiales. De regreso del hospital, le entregamos el bebé a otra persona y pasamos unos minutos con el perro, brindándole un cálido saludo. Útil para distraerlo con nuevos juguetes interactivos mientras cuida al recién nacido. Recordemos siempre supervisar las interacciones entre mascota y niño.

No golpeamos (bajo ningún concepto) ni castigamos al perro. El perro debe asociar la llegada del bebé a una experiencia positiva. Deja que se siente a nuestro lado mientras cargamos al bebé y prémialo si está bien y tranquilo. Mantenemos, en la medida de lo posible, la rutina habitual con el perro, pasando siempre tiempo a solas con él. Con el paso de los meses podremos estar juntos en más y más ocasiones, como una familia extensa y nacerá una espléndida amistad entre mascotas e hijos.

lejos | Sociedad humana
Fotos | ponerse en cuclillas; bfhoyt; celeste

LEER  ¿Pueden los perros y los gatos aparearse juntos?