Leyendas urbanas sobre gatos y los mitos a disipar sobre nuestros gatos

Después leyendas urbanas sobre perros, hoy le toca a los gatos: ellos también son víctimas de los mitos populares, de hecho, el folklore siempre ha sido particularmente malo con los gatos. Desde el principio de los tiempos, especialmente a los gatos negros se les han atribuido poderes demoníacos, ya que se los consideraba familiares de las brujas.

Pero las leyendas urbanas sobre los gatos no se quedan ahí: también han nacido mitos puramente inventados sobre su salud y comportamiento, que sin embargo siguen sirviéndose como si fueran verdades absolutas. Entonces, averigüemos qué es cierto y qué es falso en estas leyendas urbanas sobre gatos.

Leyendas urbanas sobre la salud de los gatos

No es cierto que… el gato sin bigotes pierde el equilibrio. Es cierto que el gato utiliza los bigotes sobre todo para evaluar la presencia de objetos en las inmediaciones y sortear obstáculos en condiciones de escasez de luz o para interpretar la presencia de otros seres vivos al percibir el desplazamiento del aire que incide en las vibrisas, pero No tienen absolutamente nada que ver con el equilibrio. Luego cuente que los bigotes son, en cualquier caso, pelos modificados, por lo que también están sujetos a la muda. Es normal que el gato pierda los bigotes viejos de vez en cuando para dejar sitio a los nuevos. Además, los bigotes también pueden indicar el estado emocional del gato en ese momento.

No es cierto que… el gato se lleva la tenia se come las latas. Nuestros gatos domésticos suelen contraer la tenia, Dipylidum caninum, al ingerir pulgas infectadas. Los que estaban en el campo podían atrapar tenias al comer presas crudas, como algunos roedores. Pero las latas absolutamente no le dan al gato tenia.

LEER  Tres poemas de Charles Baudelaire dedicados a los gatos

No es cierto que… la leche de vaca sea buena para los gatos. A decir verdad a los gatos les gusta mucho la leche, el problema es que la mayoría no la toleran porque no tienen las enzimas necesarias para digerirla. Y aquí podría entrar fácilmente en diarrea.

No es cierto que… el gato esterilizado engorda. O mejor dicho, es cierto que al esterilizar al gato se eliminan los estrógenos y la testosterona que mantienen activo el metabolismo, pero también es cierto que básicamente el gato engorda porque hace poco movimiento y porque le damos de comer cada vez que lo pide, exagerando con la dosis diarias. Así lo demuestra el hecho de que la mayoría de nuestros gatos domésticos tienen el clásico tocino blando de un gato esterilizado incluso antes de la castración.

Mitos urbanos sobre el comportamiento de los gatos

No es cierto que… el gato ronronea sólo cuando está contento. A decir verdad, el ronroneo en los gatos no solo indica felicidad, sino un estado de intensa emoción. Recuerda que los gatos ronronean incluso cuando están muy enfermos o cuando sienten mucho dolor, también existen los ronroneos preagónicos que hace el gato justo antes de morir.

No es cierto que… los gatos siempre caen de pie. En primer lugar, si el gato cae desde el sexto piso de un edificio, es cierto que tendrá tiempo de rodar por el aire para aterrizar sobre sus patas, pero la velocidad de caída tomada en seis pisos de caída, será la mayor parte. probablemente provoque un impacto que provoque, sin embargo, fracturas en el gato. Si, por el contrario, el gato cae desde el tercer piso hacia abajo, no tendrá el tiempo material para darse la vuelta y, por lo tanto, aún podría impactar gravemente contra el suelo.

LEER  Posturas y comportamientos anormales del gato que pueden indicar enfermedad

No es cierto que… los gatos rojos siempre son machos y los gatos tricolores siempre son hembras. La mayoría de los gatos rojos son machos, pero también existen hembras. En cuanto a las clásicas escamas de tortuga o tricolor, casi siempre son hembras, pero también hay machos muy raros que tienen una herencia genética XXY y son estériles. En el curso de mi práctica solo he visto una tortuga de escamas macho.

supersticiones sobre los gatos

No es cierto que… los gatos negros traen mala suerte. ¿Por qué discriminar a un gato por el color de su pelaje? El problema es que en la Edad Media se asociaba a los gatos negros con el diablo y las brujas, pero como ya no estamos en la Edad Media es hora de dejar de creer en estas supersticiones.

No es cierto que… los gatos roben el aliento. Sí, hay gente que cree que los gatos pueden robarle el aliento a los bebés o incluso a los adultos. Obviamente, si un gato se sienta con el trasero en la cara de un niño pequeño, puede que le impida respirar, pero no le roba el aliento por alguna razón demoníaca. Siempre he dormido con gatos acurrucados en la cabeza o en el pecho y aparte de la incomodidad de tener que cargar con cinco kilos de peso y el ronroneo en el pecho, nunca he tenido ningún problema respiratorio especial.

No es cierto que… los gatos predicen la muerte de las personas acurrucándose junto a los moribundos. Hay una explicación perfectamente racional: al gato, como todos sabemos, le encanta estar cerca de fuentes de calor. Una persona moribunda puede tener una temperatura corporal más alta o simplemente para mantenerse caliente tiene más mantas encima, por lo que el gato aprovecha la situación y se acurruca donde hace más calor.

LEER  ¿Cómo es la lactancia en gatos?

La doctora veterinaria Manuela con gusto responderá tus comentarios o preguntas que quieras hacerle directamente por correo electrónico o en la Página de Facebook de Petsblog. Esta información en ningún caso reemplaza una visita veterinaria.

Foto | Cortar TPlaya PuukiJon_a_RossCoheteJim54