Desungulación: cuando los gatos son chucherías

La cirugía que implica la extirpación de la primera falange de todos los dedos de los gatos se conoce comúnmente como el término inglés «declawing». Se realiza a petición de propietarios que están muy preocupados por el estado de sus muebles y tienen poco interés por la vida del animal. Los veterinarios que realizan esta operación son personas a las que no les confiaría ni una muestra de orina de mis gatos para que la analicen.

El gato deungulado, tras una hospitalización larga y traumática, no podrá arañar, trepar, cazar, marcar el territorio y, muy probablemente, será asesinado (por el veterinario que lo operó, podemos apostar) o abandonado porque se negará a usar la caja de arena. Al no ser tan estúpido como su maestro, de hecho, no le gustará que los gránulos se deslicen en sus heridas, dando lugar a dolorosas infecciones. No olvidemos, pues, que un corte del hueso no deja indemnes tendones y nervios; Me parece superfluo hablar de las implicaciones psicológicas que provoca la violencia del shock.

En Italia existen leyes que, como la 281 de 1991, protegen a las mascotas; el Acta de Ratificación de la Convención Europea sobre mascotas establece que está “prohibido realizar intervenciones quirúrgicas destinadas a cambiar la apariencia de un animal de compañía o dirigidas a otros fines no terapéuticos, como cortar la cola, las orejas, cortar las cuerdas vocales y la extracción de uñas y dientes”. . Sí: porque no debemos olvidar que el dueño al que le quitan medio dedo a su gato se alegrará de que su perro le corte las cuerdas vocales, solo piense en ladrar.

LEER  ¿Pueden los perros y los gatos aparearse juntos?

En los Estados Unidos, como leemos en el sitio de un veterinario que trabaja contra la desungulación, nos enteramos de que la deungulación no se considera ilegal allí. En el sitio también puede encontrar uno lista de paises que prohibió la operación. Sin embargo, el hecho de que Italia esté presente entre estas naciones no significa automáticamente que nadie lo haya practicado aquí. Personalmente he oído a gente preguntando por la operación, y os aseguro que no todo el mundo se horrorizó al conocer los detalles. Existen algunos paliativos al «daño» que provocan las garras de los gatos, pero todos los gatos, tarde o temprano, nos arañan a nosotros oa nuestros muebles. Si quieres un gato, acepta la situación: si no quieres hacerlo, no consigas un gato. Cualquier operación no curativa, maltrato y abandono le haría responsable penalmente. Y tenga la seguridad de que alguien dispuesto a perder tiempo y dinero para denunciarlo lo encontrará.

Foto | Flickr